Serie MITOLOGÍA - Ernesto Oñate

Vaya al Contenido
Serie MITOLOGÍA
Serie inspirada en la ilustración de Friederich Justin Bertuch: “Kinderbuch Fabelwesen 2” (1806).



GRIFFIN
“Grifo: fuerza, valor, agilidad y vigilancia.”
Grifo: cuerpo de león, cabeza de águila con plumas de color dorado, afilado pico, orejas puntiagudas, musculosas patas, grandes garras y larga cola. Era ocho veces más grande y fuerte que un león. Era capaz de agarrar un caballo y transportarlo por los aires.
Tenía un sentido de la visión muy aguzado y era ágil y fuerte. Cuando se alzaba a volar, la potencia de sus alas levantaba un viento capaz de tumbar a una persona.
Se agrupaba en manadas. Eran crueles, rapaces y codiciosos, auténticos enemigos de los hombres y de los caballos.
Vivían en los montes Hiperbóreos, en algún lugar de Escitia, construyendo sus inmensos nidos en las laderas, donde estaban los tesoros de Apolo. Vigilaban los tesoros y sus crías, para protegerlos de los Arimaspos, raza de hombres de un solo ojo.

Agosto 2018
Materiales:
·         Madera maciza de Palo Ferro, Wengué y Palo Rojo.
·         Acero inoxidable pulido.
·         Tablero de vidrio templado.
Medidas:
·         240 x 100 x 73 cm.
Medidas de la mesa:
·         242 x 102 x 75 cm.

MELUSINE
“Melusina: belleza, sabiduría y fecundidad.”
Melusina: hada, hija del hada Pressina, y de Elynas, Rey de Albania. Vivía en el destierro con su madre y dos hermanas. Su madre les contó porqué habían huido de Albania y Melusina, llena de odio, decidió vengarse de su padre con la ayuda de sus hermanas.
Al enterarse Pressina de la desproporcionada venganza de Melusina, la condenó a transformarse, todos los sábados, en mitad mujer y mitad serpiente, con alas de murciélago.
Una noche, junto a la “Fuente de la Sed”, Melusina conoció al Conde Raymondin que se enamoró de su belleza y le pidió matrimonio. Ella aceptó con la promesa de que no la podría ver los sábados. Fueron muy felices y fruto del matrimonio tuvieron diez hijos.
Un sábado, Raymondin, incitado por los celos provocados por las ausencias de Melusina, la espió mientras se bañaba y descubrió su secreto…

Agosto 2018
Materiales:
·         Madera maciza de Palo Ferro, Wengué y Palo Rojo.
·         Tablero de vidrio templado.
Medidas:
·         240 x 100 x 73 cm.
Medidas de la mesa:
·         242 x 102 x 75 cm.

PAN
“Pan: vida, fertilidad y sexualidad. Naturaleza salvaje.
Curandero, cazador, músico, pero sobre todo, amante.”
El dios Hermes se transformó en cabra para seducir a la ninfa Penélope y de esta unión nació el dios Pan.
Su madre lo abandonó al nacer pues tenía cuernos, barba de chivo, orejas puntiagudas, patas traseras de cabra y estaba cubierto de pelo. Hermes lo recogió y lo llevó al Olimpo donde fue muy querido porque reían con su apariencia y por las bromas que gastaba.
Más adelante salió del Olimpo, huyendo de los asuntos de los dioses: traiciones, guerras, etc., para vivir en los bosques y cuevas alrededor de las fuentes de la Arcadia.
Considerado el dios de todo lo relacionado con la vida pastoril. Llevó una vida tranquila y placentera, cuidando sus rebaños, sus animales y colmenas. Era cazador, curandero y músico.
Si alguien interrumpía su momento de siesta, Pan lo perseguía y asustaba en medio de la soledad del bosque, causándole un miedo enloquecedor. Origen de la palabra pánico.
Siempre estuvo orgulloso de su gran potencia y apetito sexual. Espiaba y perseguía a las ninfas, para seducirlas. Lo conseguía en la mayor parte de las ocasiones, aunque a algunas no las pudo conseguir. La ninfa Siringa se convirtió en cañaveral para huir de su acoso y la ninfa Pitis en pino. Del pino tomó una rama con la que confeccionó una corona, del cañaveral cogió una caña con la que construyó la primera “siringa” o “flauta de Pan.”

Agosto 2018
·         Madera maciza de Palo Ferro, Wengué y Palo Rojo.
·         Tablero de vidrio templado.
Medidas:
·         240 x 100 x 73 cm.
Medidas de la mesa:
·         242 x 102 x 75 cm.

NAGA
Naga. Inteligencia, sabiduría, paciencia y astucia.”
Naga: cuerpo de hombre con piernas que terminan en serpientes.  Puede adquirir forma humana, reptil o mixta, según su voluntad. Inteligente y poseedor de una gran sabiduría.
Viven en las profundidades de la tierra, en avanzadas ciudades subterráneas ocultas, donde son gobernados por una jerarquía de reyes. Los subterráneos que comunican las ciudades de los nagas se extienden por debajo de toda Asia. Las puertas de comunicación de ambos mundos están selladas. Los Nagas sólo se dejan ver en contadas ocasiones y con intereses particulares.  
Protegen la naturaleza y pueden ser transmisores de grandes conocimientos. Son seductores dotados de una paciencia infinita. Son seres de sangre fría y carecen de empatía, por lo tanto, no tienen escrúpulos para llevar a cabo sus objetivos utilizando el engaño y la mentira o la violencia.

Agosto 2018
Materiales:
·         Madera maciza de Palo Ferro, Wengué y Palo Rojo.
·         Tablero de vidrio templado.
Medidas:
·         240 x 100 x 73 cm.
Medidas de la mesa:
·         242 x 102 x 75 cm.

HIPPOCAMPUS
"Hipocampo: Fuerza, inteligencia, protección."
Hipocampo: cabeza, torso y patas delanteras de caballo y la parte trasera es de pez con una gran cola. Viven en el mar y en lagos. Rescatan a los pescadores que caen al agua.
Son domesticados por sirenas, elfos de mar y tritones. El carro de Neptuno va tirado por dos hipocampos.

Agosto 2018
Materiales:
·         Madera maciza de Palo Ferro, Wengué y Palo Rojo.
·         Tablero de vidrio templado.
Medidas:
·         240 x 100 x 73 cm.
Medidas de la mesa:
·         242 x 102 x 75 cm.

MERMAID
"Sirena."
Sirena: hermosa mujer con cola de pez en lugar de piernas que mora en las profundidades del mar.
Habitaban en una isla rocosa frente a Sorrento, en el litoral de la Italia meridional. Poseedoras de una voz melodiosa, con su canto atraían locamente a los marineros que pasaban junto a sus costas y los conducían a la muerte.

Agosto 2018
Materiales:
·         Madera maciza de Palo Ferro, Wengué y Palo Rojo.
·         Tablero de vidrio templado.
Medidas:
·         240 x 100 x 73 cm.
Medidas de la mesa:
·         242 x 102 x 75 cm.
Conversaciones

Plástico, plástico, plástico,...
De la negación implicada a la voluntad,
la imaginación y la creatividad.
La utilización del carbón para la producción de energía eléctrica en centrales térmicas y la utilización del plástico en envases de un solo uso están dañando la vida de forma irreversible, y lo seguirán haciendo aceleradamente, si no modificamos con urgencia estos dos usos.
La diferencia entre ambas cuestiones la marcan las respuestas analizadas a las siguientes preguntas: ¿por qué las compañías productoras de energía eléctrica deciden utilizar centrales térmicas y carbón como materia prima?, ¿por qué las compañías productoras y distribuidoras utilizan envases de plástico de un solo uso? y ¿qué poder de decisión tiene, en uno y otro caso, el consumidor final?
Las compañías productoras de energía eléctrica están impulsadas por motivos económicos y políticos sin ninguna influencia del consumidor final. Y sobre la cuestión de si, en el planeta, esta acción humana está modificando las variables que inciden en el cambio climático se dan: la negación literal, la negación interpretativa y la negación implicada; y éstas pueden estar basadas interesadamente en la falta de objetividad y en la mentira.
Las compañías productoras y distribuidoras que utilizan envases de plástico de un solo uso, inmersas en la economía de mercado, compiten por satisfacer las necesidades y gustos del consumidor al mejor precio. Desarrollan un producto competitivo que se ajusta a la demanda del consumidor, mediante análisis de mercado, que obviamente es exitoso porque lo acepta el consumidor, frente a otros que pueden prevalecer con menos éxito.
Y sobre la cuestión de si los ecosistemas del planeta están siendo invadidos por la acción humana no cabe la negación literal ni la interpretativa, desde el momento en que se encuentran plásticos abandonados en esos ecosistemas. La cuestión queda delimitada en la negación implicada y en quienes están implicados en la responsabilidad de que esos plásticos estén ahí. Sobre esta última cuestión va esta conversación y es necesario analizar cuál es la responsabilidad de cada actor en la conformación y trayectoria del producto que se consume.
Cada residuo plástico cuenta. La compañía productora y la compañía distribuidora que utilizan envases de un solo uso, el diseñador de producto, el distribuidor final y el consumidor: éstos son los principales implicados en ese residuo de plástico que forma parte de la inconmensurable contaminación presente en los ecosistemas del planeta.
También lo son el gobierno y la legislación del lugar, que con su capacidad de intervención, en la prevención, en la incorporación de medidas correctoras y en la reparación de daños, les posiciona como el actor con mayor responsabilidad. Sin embargo, creo que incluirlos en el argumento de esta relación de implicados en la existencia del residuo plástico equivaldría a tutelar la libertad de decisión de cada persona implicada y por tanto a negar la implicación de éstas, su implicación moral. Se trata de una revisión personal de la conciencia, de la voluntad y de la acción personal de cada uno de los actores implicados.
Si únicamente contemplara razones económicas en la responsabilidad de esta cuestión estaría posicionado en una negación interpretativa basada en falta de verdad. A la razón económica hay que añadirle la comodidad como principal motivo de la invasión del residuo. La comodidad que prevalece anulando la conciencia y la voluntad.
En una visión aséptica, las compañías productoras y distribuidoras lanzan un producto diseñado conforme a las exigencias del estudio de mercado. Parece, pues, que el mercado, falto de una conciencia solidaria con la sostenibilidad del planeta y sus recursos, demanda y consume productos que deben de ser rediseñados. Por tanto, parece que es necesaria mayor información y mayor conocimiento por parte del consumidor, es decir, una reeducación de éste. Siendo éste el error de fondo, ¿en qué eslabón podemos encontrar solución?
Parece necesario el rediseño del producto y la adaptación del nicho de mercado. Ambas son cuestiones de creatividad.
En cuanto al diseño de producto: ¿es capaz el diseñador de producto de encontrar una solución alternativa al plástico de un solo uso o se siente realizado bajo el lema: el diseño en plástico es mi pasión?
Sí, el diseñador de producto es el primer actor en la negación implicada con responsabilidad importante. Es muy cómodo el diseño basado en la plasticidad del plástico. La contribución personal al uso sostenible de los recursos del planeta, siempre va a ser una cuestión de conciencia y voluntad, si bien, en este caso es también una cuestión de profesionalidad. Y éste es el profesional que debe estar a la altura de satisfacer las demandas de un mercado con conciencia.
Parece también necesaria una conciencia con voluntad de poner en valor definitivamente el amor por la riqueza de la diversidad. La conservación de los ecosistemas solamente es posible desde una sociedad global con conciencia de un uso de los recursos del planeta respetuosos con la sostenibilidad de cada ecosistema en particular. Y para esta causa es necesaria la conciencia y voluntad de los comunicadores, actores invitados en la negación implicada, que, además de mostrar la riqueza y valores de la diversidad y denunciar las malas prácticas, también deben de hacer de ésta una cuestión de profesionalidad en la sustitución del nicho del plástico por otros, fruto del buen hacer del diseñador de producto concienciado.
El distribuidor final es un eslabón imprescindible para el buen uso del plástico y de sus alternativas. ¿Facilita, amablemente, el distribuidor final a sus clientes, posibilidades alternativas a la utilización de plástico en las compras? Parece que en este punto sí es una cuestión de conciencia y voluntad principalmente.
Al final este plástico está en mis manos, ¡hola, soy el consumidor!, y hoy me ha dado por cuestionarme mi implicación, ¡el Pepito Grillo que todos llevamos dentro!:
En mi compra, ¿he elegido la opción sin plástico o me he dejado llevar por la comodidad?
Me siento triste, hoy soy consciente de que mi comodidad me ha llevado a un uso irracional y desconsiderado de infinidad de plásticos que incluso abandonaba en parajes preciosos.
Mi conciencia me está pidiendo voluntad, imaginación y creatividad como respuesta a una economía de mercado que me engaña poniéndome a la mano alternativas cómodas.
Creo que puedo dejar de ser este plástico invasor y ser un grano de arena que cambie los resultados de los estudios de mercado.
Creo que puedo indicarle a ese diseñador de producto que mi imaginación y mi creatividad lo convierten en inútil.
He descubierto que me satisface enormemente agradecerle a mi distribuidor final su amabilidad en proporcionarme alternativas de compra sin plástico.
En mi voluntad, mi imaginación y mi creatividad está el poder de cambiar la negación en implicación positiva, amabilidad con los ecosistemas y armonía en el planeta.
- Ernesto Oñate
Regreso al contenido