Serie LOS SUEÑOS - Ernesto Oñate

Vaya al Contenido
Serie
LOS SUEÑOS
Pon voluntad en mantener tu imaginación en tus sueños.
Los sueños son como un Ave Fénix: han de extinguirse para que resurjan otros, nuevamente, llenos de vida.

LOS SUEÑOS I
Alegoría a los sueños que, a lo largo de la vida, se van sucediendo.
Inspirada en la obra “Nocturno en negro y oro” (1874) de Whistler.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
237 x 451 x 15 cm
109,9 Kg
Constituida por 85 piezas de madera.

LOS SUEÑOS II
Alegoría a los sueños que, para que no se malogren, se mantienen en secreto.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
126 x 240 x 33 cm
164,1 Kg
Constituida por 74 piezas de madera.

LOS SUEÑOS III,
FE INQUEBRANTABLE
Alegoría a la voluntad y fe inquebrantable en la consecución de los sueños.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
240 x 100 x 73 cm
77,1 Kg
Constituida por 32 piezas de madera.

LOS SUEÑOS IV,
LA PERSEVERANCIA
Alegoría a la perseverancia en la consecución de los sueños.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
240 x 100 x 73 cm
98,8 Kg
Constituida por 21 piezas de madera.

LOS SUEÑOS V,
LA VOLUNTAD
Alegoría a la voluntad para trascender a los miedos en la consecución de los sueños.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
240 x 100 x 73 cm
78,3 Kg
Constituida por 16 piezas de madera.

PUERTA DE LA IMAGINACIÓN
Alegoría a la imaginación en la consecución de los sueños.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
251 x 260 x 15 cm
187,4 Kg
Constituida por 26 piezas de madera.

LOS SUEÑOS VII
Alegoría a los sueños que, con atención en su realidad, llegan.
Febrero 2020
Madera maciza de Pao Ferro, Wengué y Palo Rojo.
240 x 100 x 75 cm
121,2 Kg
Constituida por 39 piezas de madera.

Conversaciones
sobre arte, comunicación y #conciencia

“El arte es sobre todo un estado del alma.” (Marc Chagall).

Comprender el arte
Comprender el arte te eleva a un estado de emoción permanente, es disfrutar de un “otro sentido” o de una “otra capacidad de percepción” que te permite comprender conceptos de belleza, de armonía y de paz. Esta comprensión es un diálogo, desde el alma, con la obra, en el propio lenguaje de la obra, mediante conceptos, que no necesitan ser traducidos a otro lenguaje, que están en planos diferentes al dialogo con palabras. Es la comprensión de una música que no es sonido, necesariamente, que, a veces, es energía de luz y color, pero no necesariamente. Es una comprensión que está en planos diferentes a las percepciones de los sentidos, es comunicación directa, sin mediación de los sentidos entre el alma y la obra.
Esa emoción solamente es superada por la fascinación de crear y dejarse conducir con inspiración, por la intuición, por direcciones no preconcebidas que dan lugar a que la obra tome forma y sentido. Crear al dictado del alma, en un diálogo entre el alma y la mente, donde la mente está a disposición de materializar el flujo de ideas que van fluyendo de forma continuada y secuenciada por la continua demanda de la evolución de la obra, que habla, que pide, que cuestiona, que empuja a más, que pide más, que no cesa de querer crecer, evolucionar, desarrollándose para dirigirse a conceptos nuevos, concretos y, por tanto, sorprendentes y cautivadores.
Ambas emociones tienen en común que son cautivadoras, fascinantes, y te atrapan en un estado de deleite, en armonía, con la belleza, la verdad y la paz.
-   Ernesto Oñate


La importancia de comprender la belleza de una curva
Soy autodidacta y artista desde mis primeros recuerdos. Lo comprendí en la época de la universidad. Un compañero de piso comentó a mis padres: “Yo estudio para aprobar, Ernesto estudia para saber”. Quiero saber cómo funciona el universo. Siempre he sabido que “el mundo” es mágico. De pequeño, mi atención estaba en mi imaginación y mi imaginación siempre estaba en mis deseos… y la vida era una aventura detrás de otra.

Ahora sé que la belleza la encuentras cuando comprendes una curva. Ahora sé que “ser” es mucho menos importante que “estar estando”. Ahora sé que somos “experiencia” y que no hay nada más importante que la experiencia de este momento. Ahora sé que la experiencia de este momento creará nuevas experiencias que las viviremos como realidades. Ahora sé que la próxima experiencia depende de cómo viva, “sea”, la experiencia de ahora. Ahora sé que la paz está tras el silencio de ahora. Ahora sé que la armonía está tras la comprensión de ahora. Por eso es importante encontrar la belleza comprendiendo una curva.
 -   Ernesto Oñate



Arte, lenguaje de qualia
Morris Weitz decía que: Es imposible establecer cualquier tipo de criterios del arte que sean necesarios y suficientes; por lo tanto, cualquier teoría del arte es una imposibilidad lógica, y no simplemente algo que sea difícil de obtener en la práctica; que una cualidad intrínseca de la creatividad artística es que siempre produce nuevas formas y objetos, por lo que: Las condiciones del arte no pueden establecerse nunca de antemano; y que: El supuesto básico de que el arte pueda ser tema de cualquier definición, realista o verdadera, es falso. Afirmó que al preguntar: ¿qué es arte?, se está haciendo una pregunta mal planteada por ser imprecisa, que la pregunta adecuada es: ¿qué tipo de concepto es el arte?, para poder llegar a la conclusión de que el arte es un concepto abierto, que atiende a consideraciones distintas, según las perspectivas desde las que se considera.
Arte, como expresión artística, es el hecho comunicativo (mensaje) que da lugar a que suceda la emoción; el artista es el comunicador capaz de crear un mensaje, formalmente, que fascine y emocione.
La obra de arte es un mensaje que no te deja indiferente. Damien Hirst afirma: Una obra de arte es buena cuando doblas la esquina y dices: ¡Joder! ¿Qué es eso?
La obra de arte establece su propio lenguaje para expresar cualidades subjetivas de experiencias personales que el artista desea transmitir.
La obra de arte puede contener figuras, símbolos y signos con significados inequívocos y perfectamente traducibles a lenguaje verbal con interpretación exacta. Éstos conforman un mensaje en un plano descriptivo de la idea que se desea transmitir, pero no alcanzan el nivel de arte por sí mismos.
La obra de arte puede prescindir de figuras, símbolos y signos para conformar el mensaje que el artista desea transmitir. Vasily Kandinsky lo expresa en su definición: El arte es comunicar y armonizar con el alma humana mediante el uso correcto de colores y/o formas.
Tanto en el arte figurativo como en el abstracto, existe la posibilidad de una explicación verbal referente a las formas, a los colores o a las texturas. Cuando ladeamos eso, lo que queda es el arte.
El arte no es la materia, ni la forma, ni el color, ni la textura, ni el sonido, ni la luz.
El arte es ese vacío explicativo que se advierte ante la existencia de cualidades epifenoménicas sujetas a la subjetividad de la percepción personal, propia y diferente en cada uno de nosotros.
El arte es una experiencia emocional y por tanto, por definición, distinta de la percepción y de la idea. La percepción es la impresión material hecha en nuestros sentidos y la idea es del filósofo. Duchamp pone en valor al filósofo en su definición: Arte es la idea.
El arte es una comunicación sensorial no cognoscible, con ausencia de experiencia exacta y por tanto incomunicable verbalmente. Grayson Perry antepone al artista por delante del arte con su afirmación: Esto es arte porque yo soy artista y digo que lo es, sin tener en cuenta que no existe comunicación si no hay recepción y por tanto el arte no sucede; en contradicción la sentencia Art happens de James Whistler.
En el lenguaje verbal utilizamos palabras que se refieren a conceptos. Con esas palabras componemos frases para referirnos a otros conceptos más complejos. Mediante la exposición consecutiva de frases expresamos ideas. El significado de la frase reside en la relación entre las palabras utilizadas. La idea adquiere sentido en la relación de las frases que componen el mensaje.
El arte reside en la relación sensorial entre materias, formas, colores, texturas, sonidos y luces. Paul Gauguin, en 1895, en una entrevista en L’Écho de París, declara: Cada característica de mis pinturas es cuidadosamente considerada y calculada de antemano. Al igual que en la composición musical, por ejemplo. Mi objetivo, el cual tomo de la vida diaria o de la naturaleza, es meramente un pretexto, el cual me ayuda definiendo un arreglo de líneas y colores para crear sinfonías y armonías. No tienen ninguna contraparte en realidad, en el sentido vulgar de tal palabra; no dan una expresión directa de ninguna idea, sino que su único propósito es estimular la imaginación, como la música lo logra sin la ayuda de ideas o imágenes, simplemente con esa misteriosa afinidad que existe entre ciertos arreglos de colores y líneas en nuestras mentes.
Vassily Kandinsky expresa así como el arte satisface una necesidad comunicativa: “El artista tiene una vida compleja, sutil, y la obra surgida de él originará necesariamente, en el público capaz de sentirlas, emociones tan matizadas que nuestras palabras no las podrán manifestar”.
Repito: el arte es ese vacío explicativo que se advierte ante la existencia de cualidades epifenoménicas sujetas a la subjetividad de la percepción personal, propia y diferente en cada uno de nosotros.
El arte sucede si el receptor tiene la sensibilidad capaz de conectar empáticamente con ese vacío explicativo, y en consonancia de esa sensibilidad.
El arte no es posible por ningún otro medio diferente a la exposición directa con la obra. No puede ser articulado, narrado o explicado, ni aprendido por otros medios.
El arte es intrínseco y esencial, no es relacional, sus cualidades no cambian dependiendo de la relación con otras experiencias.
El arte no admite comparación interpersonal, es una experiencia privada.
El arte es aprehensible en la conciencia de forma directa e inmediata.
El arte, su experiencia, es saber que uno está experimentando el arte y conoce todo aquello que se puede conocer acerca de esa experiencia.
El arte no tiene status de propiedad observada y probada, solamente puede suceder. También, al contrario, puede suceder una interpretación errónea cuando su origen no es una intencionalidad del artista.
Obra de arte es la primera y única, por propia definición y por las cualidades que llenan la definición de arte.
La subjetividad individual de qué es el arte y de qué es arte radica en la inmaterialidad esencial de la obra de arte, en los qualia.
-   Ernesto Oñate


¿Qué hay además de piedra?
¿Qué hay además de las propiedades y las cualidades propias de los elementos que componen una catedral?
La catedral de Notre Dame de París, que se está reconstruyendo tras el incendio que sufrió la tarde del 15 de abril de 2019, está construida con piedra, metales y vidrio policromado entre otros materiales. La reconstrucción se rige por prácticas que preservan su valor histórico, arquitectónico y artístico. Esto supone que además de los materiales físicos desaparecidos, la catedral está constituida, mediante su riqueza simbólica, de un significado religioso y de una belleza. La monumentalidad y funcionalidad del edificio fue labor de la maestría de unos arquitectos y constructores. Los teólogos participaron en el significado religioso y la narración de los argumentos que describen las imágenes escultóricas y las vidrieras. Y la belleza, basada en un arreglo compositivo de líneas, superficies y volúmenes, de materia y espacio, de proporciones, ritmos, simetrías,… y, sobre todo, de las relaciones entre todo eso, que es la cualidad que convierte al monumento en arte, obra del escultor y arquitecto Jean de Chelles.
Al igual que en la música la interpretación de los arreglos entre distintas notas puede re-componer la obra, la reconstrucción de la arquitectura-arte puede recomponer la musicalidad del edificio, que reside en sutiles qualias relacionales.
-   Ernesto Oñate


Realidad y abstracción, cuerpo y alma
Al cuerpo lo que es del cuerpo: realidad, materialidad, temperatura y tiempo, y al alma lo que es del alma: abstracción, armonía y amor, lo inmensurable.
Georg Ch. Lichtenberg con ironía dice: “Con un gran número de trazos desordenados es fácil configurar un paisaje, pero con sonidos desordenados no se compone música alguna”.
Wassily Kandinsky en “De lo espiritual en el arte” dice: “El artista, cuyo objetivo no es la imitación de la naturaleza, aunque sea artista, sino que lo que pretende es expresar su mundo interior, ve con envidia cómo hoy este objetivo se alcanza naturalmente y sin dificultad en la música, el arte más abstracto. Es lógico que se vuelva hacia ella e intente encontrar medios expresivos paralelos en su arte. Este es el origen, en la pintura actual, la búsqueda del ritmo y de la construcción matemática y abstracta, del valor dado a la repetición del color y a la dinamización de éste, etc.”.
La ambición materialista del arte realista es guillotinada por la aparición de la fotografía y del cine. Pero es que nunca, la verdadera esencia del arte ha sido esa, salvo para los ciegos a esa comunicación que el artista hace desde su alma. El arte abstracto en Kandinsky o en Mondrian, lejos de ser los restos de una decapitación, son búsquedas de la esencia del arte, de las leyes y las reglas con las que el alma del artista se comunica.
-   Ernesto Oñate


Arte, información creativa
Los propósitos de la vida, de la naturaleza en general, son la creación y la belleza.
Todo en la naturaleza contiene la información de lo que es. Una semilla contiene la información de la planta en la que se convertirá, de su desarrollo y cómo se multiplicará.
Todo es según la información que contiene de sí mismo y esa información define las propiedades, las cualidades y los atributos.
La diferencia de información de lo que es algo respecto de la información de lo que es todo lo demás, incluso de lo que contiene los mismos constituyentes, lo define y lo concreta.
En esencia todo es la información de sus propiedades, sus cualidades y sus atributos. Las partículas atómicas o subatómicas pueden ser comunes a cosas con información diferente de lo que es.
La obra de arte hecha con madera, deja de ser madera para ser algo más que madera; algo con otra información además de la de ser madera.
El artista infunde en la madera ideas, sentimientos,… cualidades y atributos, conformando una obra con información dirigida a conectar con el alma del espectador.
-   Ernesto Oñate


Un nuevo sueño
El Pop Art, envuelto en el expresionismo abstracto y otros movimientos como el neodadaísmo, la abstracción postpictórica o el Op Art, con la enorme cantidad de artistas que participan, desde orígenes diversos, con improntas propias, materializa en el arte el sueño americano. Es un arte nuevo, genuinamente americano, que utiliza las imágenes, las técnicas y fundamentalmente el lenguaje de los medios de masas, y lo hace su propio lenguaje.
Antes, en Europa, el lema de la República Francesa, liberté, égalité et  fraternité, se hizo realidad con las vanguardias artísticas, que desde los impresionistas, los fauvistas y los expresionistas, hasta el cubismo, el futurismo y el surrealismo, entre otros, hicieron uso de la libertad; una libertad en el arte que llega a cuestionar al propio arte con planteamientos como el dadá y posteriormente con los numerosos planteamientos conceptualistas. El lema de la República Francesa sueña con la ruptura con lo establecido históricamente y los movimientos artísticos sueñan con rupturas, desde diferentes visiones, de los academicismos y, al final, incluso sueñan con la abolición del propio arte.
El s. XXI, con la tecnología de las comunicaciones, ha conseguido lo que en el fondo anhelaban todos esos movimientos, en Europa y después en Nueva York, universalizar la comunicación. Dicho en el contexto de hoy, la globalización del arte. ¿Pero este nuevo sueño, la globalización del arte, tiene un arte nuevo, con lenguajes nuevos?
El arte conceptual no es el nuevo arte.
Todos los lenguajes aparecidos como aplicación de las nuevas tecnologías, sí son nuevos lenguajes. Sin duda.
Me parece necesaria una voluntad puesta en un nuevo sueño, en busca de la esencia de un arte nuevo, para comunicar los nuevos valores que deben de mover el nuevo mundo globalizado. Cuya esencia no se va a encontrar en la transgresión o en ningún tipo de luchas, como la mayor parte de las experiencias artísticas del s. XX.
Es inherente al arte la búsqueda continua de nuevos lenguajes. Y también la de nuevas perspectivas para las nuevas ideas a comunicar de manera eficiente. La esencia de un arte nuevo ha de fundamentarse en los nuevos valores para una globalización armónica. El nuevo sueño ha de fundamentarse en nuevos paradigmas.
La idea de genio, conjunción del filósofo y del artista, ha de ser superada por la de verdaderos líderes de sí mismos, magos visionarios que se sobrepongan a la vulgaridad, que se eleven sobre el nivel de mediocridad, arquetipo de luchador, al nivel de un nuevo arquetipo, el líder creador y cuidador.
-   Ernesto Oñate

<<<   Leer más conversaciones   >>>

Regreso al contenido