Serie DANZA - Ernesto Oñate

Vaya al Contenido

Serie DANZA
Inspirada en la obra de Henri Matisse “La Danza” (1910).
Museo del Hermitage, San Petersburgo.


El diseño como herramienta para el arte
La Silla DANZA surge de la necesidad de completar la obra de arte en su aspecto funcional.
La mesa adquiere su verdadero estatus cuando está acompañada de una silla.
DANZA es una potente idea generadora con contundentes definiciones formales, en cada uno de los elementos que componen el diseño, según el material empleado: madera, acero o cristal.
Desde la idea generadora surgen sillas, taburetes, sillones y mesas.
Para mí el diseño es una herramienta para el arte.
-  Ernesto Oñate


Silla DANZA

Diciembre 2016
Materiales:
·          Combinaciones de madera maciza de Zebrano, Palo Rojo y Wengué.
·          Vidrio templado.
·          Acero inoxidable pulido.
Medidas:
·          49 x 50 x 105 cm.
FUNCIONALIDAD:
·          ergonómicamente muy confortable.

Silla con reposa brazos DANZA

Diciembre 2016
Materiales:
·          Combinaciones de madera maciza de Zebrano, Palo Rojo y Wengué.
·          Vidrio templado.
·          Acero inoxidable pulido.
Medidas:
·          56 x 50 x 105 cm.
FUNCIONALIDAD:
·          ergonómicamente muy confortable.

IMPORTANTE: Las sillas de la colección DANZA no son PIEZAS ÚNICAS; son piezas que completan las instalaciones y se construyen específicamente para completar cada instalación.

Mesa de bar y cocina DANZA
Taburete y mesa de bar DANZA

Mesa de centro DANZA
Sillón DANZA
Mesa DANZA
Asiento de espera DANZA
Conversaciones

Mi viaje a San Petersburgo y mi visita al Hermitage están en el ADN de la semilla de las primeras obras de la colección CRISOL. El deseo de crear que da lugar a la inspiración en estas obras pictóricas tiene su origen en la emoción de contemplar y respirar la riqueza de esos edificios: sus fachadas, sus salas, sus detalles y los paisajes que conforman;  el observarlos a través de sus ventanas es una experiencia paralizante.
¡Cómo no llevarme este recuerdo!
Colección DANZA by Ernesto Oñate
Regreso al contenido