Serie CANCIONES DEL AMANECER - Ernesto Oñate

Vaya al Contenido

Serie
CANCIONES DEL AMANECER
Amanecer al sentimiento de unicidad.
Con inspiración en Britget Riley.

REINVÉNTATE
Descubrir el sentimiento de unicidad te lleva a reinventarte.
La monotonía decadente se transforma en armonía, en música intuitiva y en fe en la intuición.
Agosto 2020
Madera maciza de Sapelli lacada.
173,6 x 178,1 x 4,4 cm
16,1 Kg
Constituida por 118 piezas.

LA CULTURA DEL ACUERDO
El beneficio está en el acuerdo.
El sentimiento de unicidad busca lo mejor para la mayoría, sin desdeñar a nadie.
Agosto 2020
Cultura, referido a la persona, es el conjunto de conocimientos que permite desarrollar su juicio crítico. Y, por tanto, distinguir el bien del mal y lo verdadero de lo falso.  
El camino hacia una GLOBALIZACIÓN ARMÓNICA debe iniciarse desde una cultura del acuerdo.
La confrontación política, los intereses económicos a ultranza y el egoísmo son realidades ya experimentadas y sus consecuencias finales comienzan a ser evidentes.
El egoísmo, en todos los niveles: de naciones o estados, de economía y macroeconomías, personal o social, es consecuencia del miedo.
¿Necesitamos experimentar aún más, después de estos 2020 años de historia, de infinidad de experiencias, que el egoísmo, a todos los niveles, conduce a la autodestrucción?
Ahora, es el momento de ser conscientes de que debemos superar todas las realidades experimentadas como consecuencia del miedo, implantando la cultura del acuerdo.
Ahora, debemos ser conscientes de que la GLOBALIZACIÓN avanza, en un planeta único, con comunicaciones sin fronteras, con empatía con las realidades de cualquier lugar y de cualquier persona y con deseos de ampliar los horizontes para disfrutar del ocio, del trabajo y del conocimiento.
Ahora, es el momento del juicio crítico de cada persona, de la conciencia personal y del empoderamiento del líder que cada uno llevamos dentro para afrontar la GLOBALIZACIÓN ARMÓNICA, desde el único punto de partida válido, desde el personal.
Ahora es el momento de que nuestra #conciencia se superponga a nuestras conductas egoístas.
Ahora es el momento de dejar a un lado nuestro egoísmo para ver y disfrutar de la riqueza de la #diversidad.
Ahora es el momento de nuestra #humanidad para ser creadores, con bondad, de vida y belleza.
Ahora es el momento de dar el primer paso, un paso absolutamente personal, y hacer uso de nuestro juicio crítico.
Ahora es el momento de la cultura del acuerdo.
Madera maciza de Sapelli lacada.
176,7 x 162,3 x 8,8 cm
11,5 Kg
Constituida por 65 piezas.

LA DIFERENCIA
Las diferencias hacen posible la armonía.
La diferencia es tu mejor valor.
Agosto 2020
Madera maciza de Sapelli lacada.
119,4 x 167,2 x 2,2 cm
12,6 Kg
Constituida por 164 piezas.

JUICIO CRÍTICO
La voluntad para mantener un juicio crítico, ante el flujo y reflujo de pensamientos, en la verdad y el bien común.
Agosto 2020
Madera maciza de Sapelli lacada.
180,0 x 180,0 x 4,4 cm
19,1 Kg
Constituida por 120 piezas.

DIÁLOGO Y OPOSICIÓN
La voluntad de diálogo desde la oposición, para que la armonía prevalezca.
El diálogo enriquecedor, desde posturas antagónicas, es fundamento de la democracia.
El reconocimiento del valor, tanto de las opiniones mayoritarias como el de las minorías.
Agosto 2020
Madera maciza de Sapelli lacada.
204,0 x 185,0 x 6,6 cm
18,7 Kg
Constituida por 53 piezas.

ASUNCIÓN
Más allá de crear una marca personal que satisfaga a tu ego.
Liderar tu asunción a la unicidad, a través de la búsqueda de ser tu propio arquetipo, al que has de limpiar de temores, fijar a una voluntad inquebrantable y dar esplendor a tu singularidad.
Agosto 2020
Madera maciza de Sapelli lacada y maderas de Palo Rojo y Wengué.
173,9 x 173,9 x 6,6 cm
28,9 Kg
Constituida por 316 piezas.

Conversaciones
sobre arte, comunicación y #conciencia

Comprender a Dios
En el principio la omnisciencia, Dios.
26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. (Génesis 1:26-28).
Al nacer, en el primer instante de mi vida, consciente de mí mismo, me reconocí único y omnipresente, me sentí solo.
Comprendí que sentirme único es una conversación conmigo mismo. Este pensamiento me hizo sentirme feliz.
Comprendí que podía sentirme solo o sentirme feliz. Este pensamiento me hizo sentirme creador de sentimientos.
Comprendí que podía conversar, conmigo mismo, desde cada uno de mis sentimientos. Este pensamiento me hizo sentirme con un poder infinito.
Comprendí que desde cada sentimiento me sentía en una realidad diferente, con una conversación propia desde la realidad de ese sentimiento.
Comprendí que podía crear infinitas realidades, tantas como sentimientos fuese capaz de imaginar. Con este pensamiento descubrí el poder de la imaginación.
Comprendí que amaba cada uno de mis sentimientos y que me amaba desde cada uno de mis sentimientos. Este pensamiento me condujo a un: y si…, continuo, la intuición. Intuición para guiar la imaginación.
Comprendí que la imaginación, guiada por la intuición, siempre da lugar a un deseo que se hace realidad, la vida. Este pensamiento me condujo a sentir la fe.
Comprendí que la fe es esa seguridad en mí mismo que me mantiene voluntariamente en un sentimiento inquebrantable. Este pensamiento me hizo sentir la duda sobre mi intuición.
Comprendí que cada sentimiento tiene su opuesto. Este pensamiento lo coloqué frente al libre albedrío; la elección voluntaria, y de forma razonada, de actuar o no actuar, y por tanto de sentir o no sentir.
Comprendí que podía decidir, desde la razón, abandonando la intuición. Este pensamiento me hizo sentir el miedo.
Comprendí que la falta de fe está entre las posibilidades de sentirme, y por tanto, entre mis posibles realidades. Este pensamiento me llevó a descubrir que el miedo es eso que la razón descubre para que sean posibles las infinitas posibilidades, porque también incluyen la falta de fe.
Comprendí que sentirme solo es desconocer que sentir es el origen de todo. Este pensamiento me llevó a ser consciente de que puedo experimentarlo todo, conocerlo todo.
Comprendí que conocerlo todo es vivir en las infinitas experiencias de infinitos sentimientos.
Comprendí que todo son experiencias de Dios.
Comprendí que yo, a imagen y semejanza de Dios, puedo elegir el sentimiento que quiero experimentar y vivirlo.
-   Ernesto Oñate



Vives confundido, ¡despierta!
Te han educado en la razón.
Has aprendido a razonar en la lógica y las matemáticas.
Has comprendido el espacio tridimensional, la geometría de Euclides y el álgebra.
Crees en el razonamiento deductivo y confías en el deductivo.
Confías absolutamente en tus cinco sentidos.
Has colocado la seguridad como prioridad en tus objetivos. Y por tanto el miedo ha cobrado una importancia suprema en la realidad que vives.
Has abandonado la intuición, la has olvidado.
Tu imaginación se ciñe a las posibilidades razonables, dentro de la lógica, de lo comprendido por deducción, de lo que te dictan tus cinco sentidos.
Crees que únicamente es realizable lo que se deduce mediante el razonamiento.
Lo que imaginas no precisa de fe, se sustenta en la experiencia.
Vives encapsulado en unos paradigmas limitadores en los que el arquetipo luchador se ha erigido con supremacía.
 -   Ernesto Oñate



Existe lo que tú sientes
La intuición: es eso que te indujo a succionar la leche de tu madre y que fue tu primer acto voluntario; es eso que hace que los gorriones encontrarán las migas de pan que un día decidirás dejar en el alfeizar de tu ventana e intuición es eso que guía tu imaginación.
Sí, eso que intuyes es el secreto que solamente puedes descubrir escuchándote a ti mismo. Estás en lo cierto, en el camino a conocer lo que eres y descubrir que cada sentimiento es origen de una realidad. Y que no puedes dejar de sentir.
Ahora: puedes sentirte solo, sentir miedo o sentirte feliz.
Sentirte solo significa que te reconoces y te comprendes como el único responsable de ti, es decir, de tus sentimientos.
Sentirte feliz es comprender que tú puedes decidir qué sientes y desear cual ha de ser tu próximo sentimiento.
Sentir miedo, no es sentirte a ti, es sentir algo ajeno a ti, un sentimiento opuesto a tu verdadera naturaleza.
Sí, eso que intuyes es tu verdadera naturaleza, es el secreto que solamente puedes descubrir escuchándote a ti mismo. Eso que sientes es lo que eres; y eso que intuyes que puedes sentir también es tu verdadera naturaleza.
Ahora puedes sonreír y llamarle “MAGIA”.
Ahora puedes dejar volar tu imaginación, dejarte llevar por tu intuición o decidir quedarte en tu estado de confort. Pero recuerda que no puedes dejar de sentir y, por tanto, tu estado de confort te mantiene en un círculo vicioso de sentimientos y realidades.
Los sentimientos preceden a todo lo demás. Mediante tu imaginación puedes sentir tus deseos y estos serán realidad a continuación. Éste es el secreto.
Tu MAGIA es tu imaginación, sostenida en tu voluntad de sentir, para mantenerte en la fe que dará lugar a la realidad que deseas.
MAGIA es eso que encierra una semilla de roble: un roble, un robledal e infinitos robledales.
 -   Ernesto Oñate


<<<   Leer más conversaciones   >>>

Regreso al contenido