Conversaciones - Ernesto Oñate

Vaya al Contenido

Conversaciones

El diseño es otra cosa.
Me parece que:
-El diseño es otra cosa.
-El arte como metáfora de la armonía espiritual que impulsó el Neoplasticismo, caló en el gusto estético de la sociedad de consumo del s. XX.
-Las teorías de este movimiento han ido desarrollándose y evolucionando en otras orientaciones artísticas como el Minimalismo.
-La creciente demanda y consumo de productos de este gusto estético ha propiciado el trabajo, previo a la producción, llamado “diseño”...
...el arte continúa siendo un “producto” para el espíritu.
Distancia entre arte funcional y Duchamp
Creo que una exposición de mi propuesta de ARTE FUNCIONAL, que también podría llamar ARTE USABLE, será interesante hacerla desde una perspectiva amplia que se extienda a contemplar la intencionalidad de la obra de Marcel Duchamp “Rueda de bicicleta sobre un taburete” (1913)...

El deseo de crear
Para mí, el deseo de crear arte es la capacidad de realizar una vida plena. Y cada deseo particular de desarrollar una idea es una posibilidad esperando entrar en acción para ser expresada...

El punto de vista funcional
Para mí:
El arte es la expresión inspirada como solución al deseo de materializar una idea elaborada mentalmente con reflexión desde distintos puntos de vista...
Al otro lado Duchamp
La idea que da lugar a la obra de arte puede estar unida al deseo de satisfacer una función de uso.
El estatus de arte se alcanza con independencia de cuál sea el deseo estético y no queda coartado por una cuestión de belleza o armonía,  incluso alcanzó el estatus la intencionalidad conceptual  de Dadá...
Podemos bajar el arte del pedestal o descolgarlo de la pared y usarlo, que seguirá siendo arte.
Viaje a San Petersburgo
Mi viaje a San Petersburgo y mi visita al Hermitage están en el ADN de la semilla de las primeras piezas del Estilo CRISOL...
¿Deprime la función de uso la aspiración a obra de arte?
Parece que en la obra artística (trasmisora de sentimientos y/o experiencias) subyace una tensión de preponderancia entre forma y concepto, quedando en un plano obviado la función (en el sentido de su uso).
Para mí, los planos: formal, conceptual y funcional son suficientemente independientes como para necesitar cuestionar cuál ha de ser el relevante en pos del verdadero sentido del arte...
...¿acaso no hay una experiencia más próxima, por parte del receptor, a la emoción trasmitida por el artista, que cuando ésta se experimenta de forma activa?



Mi origen
Mi abuelo, Ernesto Oñate Sarabia, y mi padre, Pepe Oñate Peñalver, fueron sastres descendientes de sastres, ambos apasionados por el trabajo bien hecho, exquisito y elegante.
Durante mi niñez pasaba mucho tiempo jugando en la sastrería y realmente me gustaba ese ambiente de trabajo y de satisfacción por los resultados.
En mi Cehegín natal, un pueblo antiguo, de gente noble y amable, todo el mundo se conocía. Las calles, prolongaciones de las casas, eran lugares donde correr y jugar; siempre había una aventura esperándonos.
Mi paso por la Escuela de Arquitectura de Valencia fue el segundo periodo de mi vida que determinó quien soy: las inquietudes, las motivaciones y los deseos por los que hoy vivo y disfruto.
Comencé como interiorista y diseñador hace más de 30 años, me apasiona imaginar, diseñar y crear nuevas formas de utilizar espacios y los elementos que los componen. Siempre hay algo que mejorar en lo siguiente, que va a hacerlo más interesante, que aparece desde otro punto de vista y lo convierte en nuevo y diferente.
Me fascina esperar esa idea que me llega y desata el entusiasmo de materializar mis creaciones.
En Septiembre de 2014 mi forma de pensar dio un giro de 180 grados: Había llegado el momento de diseñar para mí, ¡De volver a diseñar para mí!
Espero que estas piezas emocionen a quienes las utilicen, tanto como a mí me emociona ver cómo se realiza y toma forma cada una de ellas.
Gracias por conocerme un poco más.

Regreso al contenido