CONCEPTOS - Ernesto Oñate

Vaya al Contenido

CONCEPTOS

Al otro lado de Duchamp
 
La idea que da lugar a la obra de arte puede surgir unida al deseo de satisfacer una función de uso.

El estatus de arte se alcanza con independencia de cuál sea el deseo estético y no queda coartado por una cuestión de belleza o armonía,  incluso alcanzó el estatus la intencionalidad conceptual  de Dadá.
 
La búsqueda de la expresión de un concepto, de la transmisión de un sentimiento o de la emoción, a través de una solución estética, puede ir unida a la búsqueda de una solución formal destinada a un uso concreto.
 
El deseo de solución a una función de uso cotidiano, de cualquier uso más allá del meramente contemplativo y ornamental, puede surgir a la par y con el mismo amor que el deseo de creación artística.
 
Podemos bajar el arte del pedestal o descolgarlo de la pared y usarlo, que seguirá siendo arte.

- Ernesto Oñate

Arte Funcional II

¿Deprime la función de uso la aspiración a obra de arte?
 
Parece que en la obra artística (trasmisora de sentimientos y/o experiencias) subyace una tensión de preponderancia entre forma y concepto, quedando en un plano obviado la función (en el sentido de su uso).
 
Para mí, los planos: formal, conceptual y funcional son suficientemente independientes como para necesitar cuestionar cuál ha de ser el relevante en pos del verdadero sentido del arte.
 
Claro está que lo funcional sin un plano elevado de la forma y sin una base conceptual que le dé sentido no alcanza el estatus de arte.
 
Parece, también, que las funciones estética y comunicativa relegan el uso poco más allá de lo meramente contemplativo, como si cualquier otro uso desvirtuase la calidad.
 
Para mí, cuando la idea abarca en su origen una función de uso, es cuando el deseo creador más impregna de amor a la intención de crear.
 
Claro está que la intención de crear (que conlleva el aspecto formal) no alcanza por sí sola la calidad de obra de arte. El diseño es otra cosa.
 
Concluyo en la idea de que el nivel funcional (en el sentido de uso) puede colocar a la intención de crear en una dirección en la que la inspiración se empapa de esa energía necesaria para alcanzar el nivel de obra artística.
 
No hay respuesta válida si ésta no da lugar a otra pregunta: ¿acaso no hay una experiencia más próxima, por parte del receptor, a la emoción trasmitida por el artista, cuando ésta se experimenta de forma activa?
 
- Ernesto Oñate


Arte Funcional I
 
Para mí:
 
El arte es la expresión inspirada como solución al deseo de materializar una idea elaborada mentalmente con reflexión desde distintos puntos de vista.
 
Lo que hace una obra rica y completa es la validez de sus respuestas a esos numerosos puntos de vista, reflexionados desde una mente inconformista en el deseo de encontrar la armonía.
 
El punto de vista funcional, lejos de ser una limitación a la libertad artística, es el que aporta fundamentalmente amor a la intención del deseo creador.
- Ernesto Oñate





Mi origen

Mi abuelo, Ernesto Oñate Sarabia, y mi padre, Pepe Oñate Peñalver, fueron sastres descendientes de sastres, ambos apasionados por el trabajo bien hecho, exquisito y elegante.

Durante mi niñez pasaba mucho tiempo jugando en la sastrería y realmente me gustaba ese ambiente de trabajo y de satisfacción por los resultados.

En mi Cehegín natal, un pueblo antiguo, de gente noble y amable, todo el mundo se conocía. Las calles, prolongaciones de las casas, eran lugares donde correr y jugar; siempre había una aventura esperándonos.

Mi paso por la Escuela de Arquitectura de Valencia fue el segundo periodo de mi vida que determinó quien soy: las inquietudes, las motivaciones y los deseos por los que hoy vivo y disfruto.

Comencé como interiorista y diseñador hace más de 30 años, me apasiona imaginar, diseñar y crear nuevas formas de utilizar espacios y los elementos que los componen. Siempre hay algo que mejorar en lo siguiente, que va a hacerlo más interesante, que aparece desde otro punto de vista y lo convierte en nuevo y diferente.

Me fascina esperar esa idea que me llega y desata el entusiasmo de materializar mis creaciones.

En Septiembre de 2014 mi forma de pensar dio un giro de 180 grados: Había llegado el momento de diseñar para mí, ¡De volver a diseñar para mí!

Espero que estas piezas emocionen a quienes las utilicen, tanto como a mí me emociona ver cómo se realiza y toma forma cada una de ellas.

Gracias por conocerme un poco más.


Regreso al contenido